Archivo de la etiqueta: poesía cubana

Con solo una sonrisa

Una noche de poesía acudí a tu encuentro armado con un libro de escudo y una rosa como espada, mas no era un dragón lo que mi corazón temía enfrentar, sino que tus labios profanaran mis oídos en un fútil intento por expresarte mi amor. Tomando como testigo a las estrellas crucé un largo río de incertidumbres para ir por ti. Al culminar el viaje yacía mi cuerpo inerte y palideciendo ante el umbral de tu puerta. Sin más afán que el de atravesar tu alma con la espada, mi mano tocó incesante los muros del castillo sin hallar respuesta alguna. Casi ahogado en lágrimas sorprendieron a mis oídos las campanadas del amanecer anunciando mi partida. De pronto las lágrimas se tornaron espuma y mi cuerpo comenzó a desvanecerse sin más tiempo que para enterrar mi espada a la entrada. Instantes previos a partir, mis ojos se cruzaron con los tuyos, que se notaban un tanto dormidos. Hice ademán de tomarte entre las manos, pero un rayo de sol me raptó súbitamente, dejando tras de mí el libro que tan celosamente guardaba bajo el brazo. Un soplo de viento abrió sus páginas dejando entrever una pequeña nota, que sin temor a equivocarme, decía:
“Darte mi amor es todo lo que puedo, pero tú puedes con solo una sonrisa desbordar mi corazón de alegría”.

Anuncios

Amistad, preciado tesoro

Este nuevo post rinde culto a la amistad, uno de los sentimientos más bellos y para muchos el más valioso del mundo.
Uno de los poetas hispanoamericanos más grandes del siglo XIX, el cubano José Martí, definió la amistad con estos versos:

Si dicen que del joyero
Tome la joya mejor,
Tomo a un amigo sincero
Y pongo a un lado el amor.

amistad
Un amigo es algo más que un hombro donde llorar, es más que una persona a quien confesar todos tus pecados, es algo más que la persona que se ríe cuando haces o dices algo gracioso. Un amigo es quien derrama sus lágrimas junto a las tuyas y comparte tu dolor, quien señala tus errores, pero esconde tus defectos. Esa persona que logra de ti una sonrisa cuando piensas que todo terminó y te brinda su mano para que andes a su lado un nuevo camino.

Queridos lectores, si en estas palabras retratan a esa persona que cada día viaja en sus pensamientos, entonces no pierdan nunca la oportunidad de decirle:

GRACIAS AMIGO.

No solo compartas tus alegrías, sino tus pesares. Permíteme sentir contigo tus derrotas y sufrimientos, permíteme derramar mis lágrimas junto a las tuyas, pues la soledad nubla siempre el camino de los viajeros que atraviesan los senderos de la vida y yo quiero ser esa luz que te guíe, yo quiero ser:

TU AMIGO.